Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (o Harry Potter 7) es la última parte de la saga y fascina a sus fans. Concluye con el enfrentamiento final entre Harry Potter y sus amigos y Lord Voldemort y sus sirvientes (los Mortífagos). Basándote en estas premisas y teniendo en cuenta los colores temáticos (negro, azul, plateado, marrón, rojo, amarillo y blanco), te ofrecemos ideas inspiradoras para esta fiesta, ideal para niño/as entre siete y doce años.

Invitaciones

La buena noticia es que el símbolo de las reliquias de la muerte (triángulo con un círculo y una raya centrales) es muy fácil de copiar desde internet o el libro. Puedes dibujarla en marcador negro de trazo medio, del tamaño que quieras para las invitaciones, varias veces en 1 hoja y sacar fotocopias de la misma. Luego cortas las figuras en cuadrados con el fondo blanco y las pegas en tarjetas pre cortadas sobre cartulina negra. Adelante puedes poner el nombre del invitado y atrás: "Te espero en mi fiesta Harry Potter: el final" y los datos principales del evento (día, hora, lugar). No olvides firmar con el nombre del cumpleañero.

Decoración del lugar

Los globos, guirnaldas y otros adornos deben mantenerse en la paletas de colores Harry Potter.

Para crear una atmósfera más tenebrosa y mágica adorna telarañas hechas con guata, arañas y sapos plásticos, luces centelleantes navideñas.

Cuelga lunas, estrellas y planetas en el techo y/o imágenes de búhos en el techo.

Recorta una imagen de un rayo grande sobre cartulina blanca o plateada y cuélgalo en la puerta de entrada al festejo con la leyenda BIENVENIDOS en el centro y a lo largo.

Centros de Mesa

Decora la mesa decórala con los colores primarios, por ejemplo mantel rojo y platos de plástico amarillos.

Un genial centro de mesa podría ser un gran candelabro (o dos medianos) que puedes pedir prestado, con velas previamente quemadas o chorreadas.

Actividades

Puedes armar un rincón donde los niños encuentren accesorios para disfrazarse: corbatas, anteojos negros redondos (de plástico, sin vidrio), capas, varitas mágicas, etc.

Pon música tenebrosa para crear más ambiente Harry Potter (ranas y sapos croando, tormentas, etc.).

Juego "Adivina cuantas grageas hay en el tarro". Necesitarás: un contenedor claro y vacío, grageas o caramelos tipo gomita/gelatina en los colores temáticos.
Instrucciones: Llena el recipiente con las grageas o gomitas. Asegúrate de ir contándolas mientras las pones y anotar el número total antes de empezar el juego.

Ahora todos deben escribir sus predicciones acerca del número de grageas en el tarro. Si van poniendo sus apuestas en una olla o caldero de metal, será más divertido aún. Usa un gran cucharón de madera para "revolverlas" y poner más misterio. El niño con la predicción más cercana al número real de grageas gana. Un buen premio serían las grageas en una bolsita de papel madera cerrado con cuerda de hilo.

Menú temático

Puedes ofrecer chocolates confitados tipo lentejitas, en colores marrón, colorado y amarillo. Las galletitas de chocolate oscuro rellenas de blanco, también son una buena opción para esta fiesta temática.

Según el horario (y poniendo unos originales cartelitos), también puede haber:

  • pizza del profesor Snape;
  • alas de murciélago = alitas de pollo deshuesadas con salsa barbacoa o similar
  • palos de Hogwarts = pinchos de gomitas de bichos

Completa con palitos alargados tipo pretzels (como varitas mágicas), gelatinas amarillas y coloradas, bocaditos de maíz sabor queso (amarillos), nachos, etc.

Para la torta, una ingeniosa idea es hacer una replica de alguno de los tantos libros de que los jóvenes magos de Harry Potter deben estudiar. Puedes hacerla en masa de hojaldre, para que se parezca más a un libro. Hay muchas fotos inspiradoras en internet.

Las bebidas también pueden ser mágica, usando los nombres de los distintos brebajes de los libros. Por ejemplo ‟zumo de calabaza”, ‟cerveza de mantequilla”, etc . Ponles unos divertidos cartelitos para identificarlas según el color de lo que estés ofreciendo.

¡Diversión asegurada!