Si tu peque alucina cada que ve una película de piratas, no dudes en realizar su cumpleaños inspirado en la cinta animada, Simbad: La leyenda de los siete mares, pues lo harás saltar de  emoción. Así que, toma tu traje y sombrero; empieza tu viaje para crear la mejor fiesta marinera del mundo.

Comienzo de la aventura

Necesitas recolectar a los tripulantes que acompañarán a tu hijo en la celebración de su cumpleaños por lo que debes entregar a cada uno la invitación. Para ello, coloca en un buscador (en internet): “mapa del tesoro vector”; el tamaño debe ser mediano. Verifica que no tenga marcas de agua; descarga la imagen y guárdala en tu ordenador.

Luego, edita colocando toda la información pertinente a la fiesta (lugar, nombre del invitado y la hora) para posteriormente imprimir en un papel craft. La medida va a depender de la imagen que elijas; sin embargo, el mínimo aproximado es de 9 x 14 centímetros. Como un plus: coloca una fotografía tamaño carnet de tu hijo disfrazado de pirata en uno de los extremos superiores de la invitación para darles un toque más personalizado.

En el reverso de la invitación, coloca una cinta de tela con estampado a rayas o dibujos alusivos al mar, a lo ancho de la invitación; y en el medio una pegatina del pirata, Simbad, o de sus acompañantes: Marina, Proteo, Spike, Kale; de este modo, coincidirá con la temática de la fiesta. Coloca una frase como: ¡Únete a mi tripulación y celebremos mi cumpleaños número (años que celebra)¡

Decoración temática de la fiesta

Procura elegir tres o cuatro colores para combinar los distintos espacios, en esta ocasión utilizaremos: el color rojo, dorado, blanco y azul oscuro. Comienza colocando banderines, de modo que atraviesen desde las esquinas al centro del techo; así, por todo el lugar; lo ideal sería usar banderines a rayas o que incluyan calaveras, anclas o hasta imágenes de los personajes del film:

  • Simbad: La leyenda de los siete mares. Y, como los globos no pueden faltar; escógelos con estampado de calaveras, rayas y acompáñalos con los de un solo tono.

Otra idea genial sería realizar un cajón grande, donde los invitados coloquen sus regalos, en forma de baúl de tesoros. Puedes realizarlos con láminas de anime o pintando una caja grande de cartón, como por ejemplo: las cajas donde vienen los electrodomésticos como la cocina o nevera, esta última deberás cortarla a la mitad aproximadamente. Solo debes pintar el exterior de la caja en color marrón y pintar las orillas en color negro para que simule a un cofre real.

En la misma línea, esta idea también puedes realizarla para los centros de mesa, tomando como referencia el tamaño de una caja de zapatos. En esta ocasión, coloca al fondo del baúl un trozo de anime que sirva de soporte y encajar los palitos de altura con imágenes de Simbad, Marina, Proteo, Spike, o Kale; coloca dos o tres figuras alternadas por cofre; termina de rellenar con monedas de chocolates y otras chuches.

Catering temático

Integra la mesa de bocados a la decoración, para ello realiza divertidos cake pops; necesitarás: Un ponqué de torta sin decorar, queso crema, azúcar glas al gusto, palos de brocheta, chocolate blanco, y perlitas o estrellas de repostería (color azul y rojo).

Paso uno.  Lo primero será desmoronar el ponqué dentro de un bol, e ir añadiendo al gusto los ingredientes e integrar muy bien; la consistencia final debe ser homogénea, compacta y moldeable; comprueba si está lista la preparación realizando una bola y checando que no pierda su forma. El tamaño debe ser un poco menor al de las pelotas de ping pong; de modo que el palo de brocheta pueda sostenerla al pincharlo a la base.

Paso dos. Funde el chocolate a baño de maria hasta que tenga una consistencia espesa y ligera, reserva. Una vez tengas listas las bolas de ponqué, toma un palo de altura y moja un extremo en el chocolate e introduce en el cake pop para que se fije bien. Refrigera pinchándolos en una base de anime por 30 minutos.

Pasado el tiempo, retira del refrigerador e introduce la bola de ponqué en el chocolate derretido, hasta que quede completamente cubierta, retira el exceso y decora rociando lluvia con perlitas o estrellas de repostería de color azul o rojo. Reserva en la nevera.

¡Dónde está el tesoro?

Lo siguiente será lograr que los niños realmente disfruten la fiesta. Para ello, una hora antes de que los invitados lleguen a la recepción, esconde tesoros (pulseras, carritos, zarcillos o hasta papeles que digan: “Sigue intentando”) envueltos en papel aluminio por todo el lugar y luego da un tiempo determinado para que los niños realicen las búsquedas. También puedes agregar un papel con la palabra “ganador” o el nombre de Simbad, Marina, Proteo, Spike, o Kale; para entregar premios que sean más grandes.

Afinados todos los detalles de seguro que tanto tú, el cumpleañero y los invitados disfrutarán un montón la celebración.